Sobre distros libres y otros personajes imaginarios (Parte I de II)

A cómo comentó Neville en su blog, para el episodio 6 del POSOL estuvimos preparando un especial sobre distros 100% libres, más no sabíamos que estábamos a punto de embarcarnos en una aventura al país de las maravillas.

Por afinidad, escogí Musix GNU+Linux, una distribución basada en Debian, que según sus desarrolladores:

“…es el resultado del trabajo colaborativo de toda una comunidad de usuarios y programadores. Es un Sistema Operativo Multimedia 100% Libre destinado a músicos, técnicos sonidistas, DJs, cineastas, diseñadores gráficos, y usuarios en general: una enorme colección de programas libres que pueden reemplazar Windows.”

La versión de Musix que probé es la 2.0 que fue liberada en noviembre 2009. La 2.0 viene en un Live DVD, y con soporte para castellano, gallego, catalán, euskera, inglés, portugués, francés, alemán e italiano. Musix 2.0 utiliza el kernel 2.6.29.4, al cual se le extrajeron todos los blobs binarios, creando así un kernel libre, especialmente adaptado y optimizado para esta distribución.

Realmente me entusiasmo mucho probar algo diferente, más algo que está basado en Debian y que está destinado a la creación multimedia. He estado bastante involucrado en los últimos tiempos en tareas creativas dentro de la comunidad, tales cómo la edición de audio y vídeo y diseño gráfico, y me gustaba la idea de toparme con algún juguete nuevo para experimentar y aprender cosas nuevas.

La víctima

Para mi asignación posolera, decidí utilizar a kai, la computadora de uso general que tenemos en la casa, y que es ocupada mayoritariamente por mi madre para tareas de navegación, chatear con la familia que vive en el extranjero y redactar los informes de su trabajo.

Las carácteristicas de kai son:

  • Procesador Intel Celeron 1.8 GHz
  • Memoria RAM 1 Gb
  • Disco Duro de 320 Gb con dual boot:
  • Windows XP
  • Ubuntu 9.10
  • Monitor LCD 17″
  • Sonido y vídeo integrado Intel
  • Módem 3G para navegación

El Ubuntu está en dos particiones ext4, una para el sistema y otra para los archivos de usuario. Windows habita en una sola partición.

Cómo pueden ver, no es una máquina de poder, es un sistema con una configuración bastante genérica que se podría encontrar en cualquier hogar u oficina en cualquier parte del mundo.

Iniciando desde el Live DVD

Realmente no me sorprendió mucho cuando Musix no cargó en su primer intento. Creo que traía ese prejuicio de que los kernels libres son malos, están desfasados y no reconocen correctamente todo el hardware. En fin, le di a Musix el beneficio de la duda, y luego de revisar de que el DVD estuviera bien quemado, procedí a probarlo en otras dos computadoras… sólo para obtener el mismo resultado.

Tras esa frustración inicial, me dirigí al sitio web de Musix para buscar información sobre mi problema en la wiki y en los foros de soporte… y ahí fue donde me llevé mi segunda decepción.

Es muy pretencioso llamar a la documentación de Musix, “documentación”. Acostumbrado a la avalancha de información en los sitios y listas de Ubuntu y Debian, sentí que la documentación es extremadamente pobre, para no decir casi inexistente. La falta de documentación no me iba a detener a mí, pero pensando en un usuario novel, buscando soporte para un problema cualquiera, me imagino que el nivel de deserción (gente que abandona Musix por no haber resulto X problema) debe ser bastante alto.

Al estar Musix basado en Debian, me imaginé que buscando en la documentación Debian iba a encontrar la solución a mi problema. Sin embargo, decidí intentar solucionarlo primero por cuenta propia, y ahí fue donde me di cuenta del verdadero problema.

En realidad era algo bastante trivial. Entre los comandos iniciales de la línea de booteo de Musix estaba declarado vga=768. Un simple cambio a vesa=1024 solucionó todo el problema!

Primeras impresiones

Superados los obstáculos iniciales logré iniciar Musix y lo primero que me llamó la atención fue la gran oferta de entornos de escritorio con la que cuenta. Musix puede utilizarse con KDE, KDE con Openbox, Blackbox, Fluxbox, IceWM, LXDE, Openbox, XFwm y Xfce.

No… nada de Gnome😦 Gran punto en contra para Musix!!!

Inicié sesión con el escritorio por defecto, KDE, y a pesar de la incomodidad inicial (sí, soy un GNOMEro consumado!!), me adapté bastante rápido a este entorno y menos de media hora ya encontraba el camino a todas las aplicaciones y utilidades del sistema.

Una de las características interesantes de Musix es el escritorio hormiga (o más bien; los escritorios hormiga). Estos son siete escritorios virtuales (uno por cada letra), que contienen atajos relevantes a una cierta cantidad de aplicaciones. Por ejemplo, el escritorio a (audio), contiene atajos de escritorio para una gran cantidad de aplicaciones de audio (reproductores, editores, etc).

Aplicaciones en Musix

Musix 2.0 viene con una cantidad impresionante de software. Todo desde reproductores multimedia y editores gráficos hasta aplicaciones MIDI y software para solfeo. Para cada tarea que se les ocurra, Musix tiene por lo menos tres o cuatro alternativas diferentes.

Hay por lo menos cinco reproductores de audio, cinco editores de notas musicales, cuatro editores de texto, cuatro consolas, cuatro visores de imágenes, tres visores PDF, y un largo etc.

Esto implica que el software que se incluye, no siempre es de buena calidad, o no siempre es actual. Hay una gran cantidad de aplicaciones que parecen haber vivido sus momentos de gloria en la década de los ochenta, y uno se pregunta si realmente alguien sigue manteniendo estos paquetes.

Otro problema es la inconsistencia a nivel visual.

En Ubuntu estoy acostumbrado a que las aplicaciones se integren con el entorno de escritorio. Todas utilizan el mismo tema, el mismo juego de iconos, etc. y es, visualmente, una experiencia agradable para el usuario final.

En Musix, aunque hay algunas aplicaciones que se integran con KDE, hay otras que parecen malas copias de la versión tailandesa de Windows 98.

Es algo que es estéticamente muy feo, y que no contribuye en nada con la armonización de todo el sistema.

Reproducción de medios digitales

Me imaginé que Musix, al ser una distro libre, no me iba a reproducir formatos de audio o vídeo privativos.

Ubuntu y Debian, distribuciones muy criticadas por Richard Stallman y la FSF, no reproducen formatos privativos en una instalación predeterminada. Para poder reproducir MP3, por ejemplo, es necesario instalar códecs no-libres desde repositorios externos.

Para probar la reproducción de medios en Musix, me armé con una serie de archivos multimedia en formatos mp3, wav, wmv, mpeg, ogg y ogv. Todos estos, menos los últimos dos, formatos multimedia privativos, o no-libres.

Para mi asombro, Musix reprodujo todos los formatos privativos desde el Live DVD sin siquiera sonrojarse. Incluso, hubo un reproductor (somaplayer) que me dio problemas con los formatos libres, y los privativos los reprodujo sin chistar. ¿Irónico?

Al consultar con gente cercana al Proyecto GNU y a la FSF, me di cuenta que hay una gran ignorancia en cuanto a este tema.

Para poder reproducir formatos privativos, GNU/Linux hace uso de una serie códecs libres como FFmpeg y LAME. Este código está disponible bajo licencias libres, como la GPL (FFmpeg) y la LGPL (LAME), avaladas y reconocidas públicamente como licencias libres por la FSF.

Hasta aquí todo bien…

El problema es que codificadores de MP3, como LAME, implementan tecnologías que están cubiertas por patentes de software.

Los desarrolladores de LAME no ofrecen licencias que cubren estas tecnologías. De hecho, ni siquiera distribuyen los binarios que implementan esta tecnología, por ser ilegal en la mayoría de países. En cambio, se distribuyen estas implementaciones en forma de código fuente para fines educativos.

Hay otros decodificadores para GNU/Linux, como Fluendo, que pagan licencias a Fraunhofer and Thomson (dueños de la patente MP3) para poder distribuir binarios de forma completamente legal (aún en países donde aplican las patentes de software).

El gran dilema de todo esto, para mí, es meramente ético.

Si desarrollamos una distribución libre, que respeta las libertades individuales, y que además está alineada a la política de una organización que promueve los formatos libres, y que afirma, en las propias palabras de su máximo dirigente;

“Todas las patentes de software son dañinas, y todas las patentes de software restringen injustamente el modo en que puede usar su computadora…”

…entonces me pregunto;

  • ¿Porqué Musix, una distribución libre, soporta formatos no libres de forma predeterminada?
  • ¿No importa la libertad individual de cada usuario? (Por ejemplo, tanto en Ubuntu, como en Debian puedo decidir no reproducir formatos privativos y quedarme solo con formatos libres, en Musix no tengo esa opción)
  • ¿Porqué Musix incluye por defecto tecnología cubierta por patentes de software?
  • ¿No es algo contradictorio que por un lado se combata a las patentes de software y por el otro se utilice software patentado?

Fue entonces que me di cuenta… leyendo entre líneas el ensayo de Stallman me di cuenta de que;

“…podemos trabajar a la vez en la escapatoria a corto plazo y en la solución a largo plazo.”

De repente no me sentí tan malo. Los ubunteros, debianitas y fedoreros realmente no somos la plaga que dicen que somos. Tampoco San Ignucio es tan santo que digamos.

Anoche me fui a dormir con la conciencia tranquila.

Soñé con koalas gigantes recorriendo las calles de Managua jalandole las barbas a Matthew. Por un par de horas fui verdaderamente feliz

(continuará…)


4 pensamientos en “Sobre distros libres y otros personajes imaginarios (Parte I de II)

  1. […] Sobre distros libres y otros personajes imaginarios (Parte II de II) Febrero 20, 2010 Posted by leogg in Debian, FOSS, Linux, Ubuntu, planeta, planeta-sl. trackback Esta es la segunda y última entrega sobre Musix GNU+Linux. La primera parte la pueden leer aquí. […]

  2. Musix fan dice:

    Pues soporta formatos patentados en otros paises, no en latinoamerica baboso.

  3. leogg dice:

    Formatos patentados, son formatos patentados… lo que no es ético aquí no es ético en la China.

    Por otro lado, deberías instruirte un poco más… gracias al TLC con EE.UU. mucha de la legislación sobre derechos de autor y propiedad intelectual aplica también en nuestros países.

    So baboso!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: